Parque de monfrague rutas

Parque de monfrague rutas

Parque nacional de monfragüeparque nacional de españa

El sendero, que discurre íntegramente por asfalto firme, no tarda, tras cruzar una pista que conduce a la carretera CC-183, en adentrarse en una dehesa de robles, aunque no es muy densa a los lados del camino. Asimismo, el sendero no tarda en encontrar lo que le acompañará constantemente: la nueva línea de ferrocarril de Valencia de Alcántara.

Alejándose momentáneamente de la línea férrea, el sendero hace una curva, pasando por encima del arroyo Tamujosa en la primera de las cuatro pasarelas de madera construidas a lo largo del recorrido. Al alejarse de la vía férrea, los árboles aumentan y esto, junto con el arroyo, facilita la visión del ganado que pasta en estos pastos.

Después de un kilómetro y medio, se vuelve a acercar a la vía del tren y se cruza por un puente de hormigón. La vía del tren se aleja de nuevo durante un kilómetro más hasta llegar a una nueva pasarela que discurre por uno de los brazos del arroyo Calzones. Casi inmediatamente se llega a la siguiente pasarela, que sirve de cruce sobre un sendero que conduce a Malpartida de Plasencia. En este punto se pueden ver restos de los antiguos usos ferroviarios de esta vía; en forma de edificio en ruinas y de viejas traviesas de madera que se encuentran a un lado del camino.

Wikipedia

En los alrededores del Parque hay restos de la época prerromana. En Miravete existen restos de un antiguo castillo, y en Malpartida de Plasencia hay una finca conocida como «El Calamoco». Una estela guerrera encontrada en Torrejón el Rubio y el Tesoro de Serradilla evidencian la existencia de una sociedad agrícola muy jerarquizada que habitaba esta zona[3].

Se pueden encontrar restos de calzadas romanas, puentes, fuentes y lápidas, ya que el parque está cerca de la Ruta de la Plata. Un tramo de la ruta, que baja hasta el puente del Cardenal desde Villarreal, puede considerarse como un vestigio de calzada romana. Como en casi toda la geografía española, los valles sirven de trazado a la calzada. Existen restos de torres de vigilancia, por ejemplo en Cerro Gimio[3].

En 1450, Juan de Carvajal mandó construir el Puente del Cardenal, enteramente de sillares de granito, que facilitaba las comunicaciones entre Plasencia y Trujillo. Al ser el puente prácticamente el único que cruzaba el Tajo en la Extremadura, dio lugar a la rapiña, convirtiendo la zona en un «paraíso» de bandoleros y salteadores escondidos en sus escarpadas e impenetrables sierras[3].

Extremadura

La promesa de más lugares como el que acabamos de visitar nos hace continuar nuestra ruta. Seguimos la carretera que lleva a Torrejón el Rubio y a Trujillo y poco después de dejar el Salto del Gitano encontramos el desvío que sube a nuestra siguiente parada. Al inicio de este desvío tenemos un amplio aparcamiento, ya que está prohibido el paso de caravanas y vehículos pesados. La estrecha pista asfaltada sube por la montaña llevándonos a una pequeña explanada para sólo dos o tres coches. Desde aquí una empinada rampa primero y unas escaleras después nos permiten llegar al punto más alto de nuestra ruta donde no sólo nos espera una vista inigualable del parque, sino también parte de la historia que aquí tuvo lugar. Del antiguo castillo de origen islámico sólo queda la torre del homenaje y otra pequeña torre circular. Junto a ella se encuentra la capilla que alberga una talla del siglo XII y un moderno mirador que rivaliza con la panorámica que ofrece la torre del homenaje.

La carretera sigue haciéndonos ganar altura a medida que dejamos atrás las enormes presas que dominan los dos ríos. El paisaje cambia aparentemente de aspecto, envolviéndonos con la frondosidad de los pinos que crecen en esta parte del parque. Nada más lejos de la realidad, rápidamente vuelven a ceder, dándonos una perspectiva más amplia, como la que nos ofrece el siguiente mirador que visitamos, desde el que se puede ver, aunque sea por un momento, el río Tajo. Desde este lugar podemos apreciar con mayor claridad, sobre todo para los ojos de los más expertos, el típico relieve que caracteriza a este parque, donde los diferentes materiales que lo componen y la erosión a la que han estado expuestos han dado lugar a crestas y pequeños valles, muestra de la resistencia que tiene cada uno de ellos.

Parque nacional de monfragüe

Por otro lado, este parque es muy conocido por la Dehesa Española que es un ecosistema único e inigualable en el parque. Esto se debe a su origen mediterráneo, es decir, un bosque cerrado. Además de por sus avistamientos, es conocido mundialmente por la cantidad de aves que se pueden admirar y apreciar en él.

Este parque comenzó a funcionar el 4 de abril de 1979, cuando fue declarado Parque Natural. Posteriormente, en 1988 fue catalogado como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por la cantidad de aves que se encuentran en esa zona. En 2003, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lo nombró Reserva Mundial de la Biosfera. Y finalmente, fue reconocido como Parque Nacional en 2007.

Debido a estas declaraciones, se ha llevado a cabo un gran y enorme proceso de protección hacia su tierra y su fauna. Por ello, debido al gran valor de estas tierras, se considera el bosque y matorral mediterráneo mejor conservado de Europa, además de incluir una gran biodiversidad.

La entrada principal al Parque Nacional se encuentra al este, en Villarreal de San Carlos. Un lugar donde también se encuentra el Centro de Visitantes. Existen otros accesos desde Navalmoral de la Mata, Trujillo, Cáceres y Plasencia (N-630).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad