Salsa a la pimienta con leche normal

Salsa a la pimienta con leche normal

crema

La salsa au poivre, o salsa a la pimienta, es un gran acompañamiento para el bistec y las chuletas de cerdo y se presenta con distintos grados de intensidad. Algunas son cremosas con un toque de pimienta, otras son oscuras y muy picantes. Averigüe cómo prepararla usted mismo.

Personalmente, me gusta una salsa de pimienta bastante fuerte. La ventaja de aprender a hacerla usted mismo es que siempre podrá tener la intensidad que prefiera. También puede ajustar la receta para hacerla más espesa o más líquida si es necesario. Es bastante sencilla de preparar y todos los ingredientes son bastante comunes en la mayoría de las cocinas.

Primero hay que hacer un roux rápido con la mantequilla y la harina. Derretir la mantequilla en un cazo a fuego medio-bajo, una vez que esté completamente derretida añadir parte de la harina y remover rápidamente para que se absorba. Sigue añadiendo y removiendo la harina hasta que tengas una pasta espesa y suave (puede que necesites más o menos harina, depende de la cantidad de mantequilla que hayas puesto).

Coge la leche y añade sólo un poco para empezar, removiéndola en el roux y sólo añadiendo un poco más cuando la leche y el roux se hayan combinado y no haya grumos. Continúe hasta que se haya añadido toda la leche, puede aumentar las cantidades de leche cada vez. Añada el caldo y los granos de pimienta, ajustando la cantidad de granos de pimienta según el grado de pimienta que desee para la salsa.

salsa de pimienta con nata

A lo largo de la historia de la humanidad, la gente siempre ha encontrado razones manifiestamente estúpidas para ir a la guerra. El amor o la fe son los más probables contendientes para los primeros puestos, seguidos de cerca por nuestra necesidad de alimentar nuestras adicciones.

Pues bien, hacerse con el control de la adicción de la gente siempre significa hacerse con su cartera, así que en realidad eso es entrar en el territorio del dinero y el poder. Luchar por el dinero o el poder se adentra en el núcleo de nuestros instintos de supervivencia, por lo que no debería catalogarse como algo tan inútil siempre que amenace el propio sustento.

Aun así, la gente vivía y podía vivir sin cosas como el tabaco, el azúcar o las especias, pero prefiere no hacerlo o, peor aún, luchar por ello. Sin embargo, no es realmente sorprendente si profundizamos en cómo las distintas adicciones van moldeando nuestros pensamientos desde dentro sin que nos demos cuenta.

Sólo hay que intentar dejar el azúcar durante un mes y ver cómo cada uno de nuestros pensamientos empezará a girar en torno a cómo conseguir algo con sólo un poco de azúcar. No es de extrañar que el mundo entero haya cambiado una vez que la gente descubrió cómo fabricarlo de forma barata.

salsa de pimienta

Si piensas disfrutar de tu salsa de pimienta en un par de días después de hacerla, puedes dejarla en la nevera siempre que esté cubierta. Sólo tienes que congelar la salsa de pimienta si no crees que la vas a volver a utilizar en 2-3 días.

También puedes descongelar la salsa de pimienta en el microondas si tienes prisa. Tendrá que sacarla de la bolsa y colocarla en un recipiente adecuado antes de meterla en el microondas.

Si has descongelado la salsa de pimienta en la nevera durante la noche, no hay razón para que no puedas volver a congelarla. Sólo ten en cuenta que cuantas más veces descongeles y vuelvas a congelar una salsa, menos sabrosa será.

Si crees que sólo necesitas una pequeña cantidad de salsa de pimienta cada vez, es mucho mejor dividirla en pequeñas porciones antes de congelarla, para que sólo tengas que sacar lo que crees que vas a necesitar.

La salsa de pimienta se congela muy bien, y es un proceso súper fácil. Así que, si te has esforzado en preparar una deliciosa salsa para acompañar tu tierno filete, no tienes que preocuparte de que se desperdicie.

1:54cómo hacer una salsa cremosa de pimienta perfecta …lazzat jahan kitchenyoutube – 15 ene 2019

Saltar al vídeo¡Una salsa cremosa de pimienta no puede ser más sencilla y deliciosa de hacer! Esta salsa de granos de pimienta sin brandy está a punto de convertirse en tu salsa favorita para filetes, pollo, champiñones portobello, patatas y todo lo demás.

Una salsa de pimienta rápida es el complemento perfecto para cualquier comida. Lo digo en serio, la pongo por encima de todo. Me gusta llamarlo «vestir la cena». Eso o simplemente verter calorías sobre la cena, porque eso también es bastante divertido. Sin embargo, ¡deliciosas calorías!

Y no me malinterpretes, he probado algunas salsas de pimienta bastante decentes en restaurantes, pero honestamente, encontrar una buena salsa de pimienta es a veces bastante difícil. Para mí, la mejor salsa de pimienta es la que es cremosa, pero carnosa, con un toque de especias. La mayoría de las cosas que se sirven hoy en día son casi como una salsa con algunos granos de pimienta enteros flotando en ella. No para mí.

Así que, después de darme cuenta de que me estaba convirtiendo en una snob de la comida (eso o en una adicta a la crema), me propuse crear la mejor salsa de pimienta casera. Chicos, no puedo expresaros lo fácil que es hacerla y lo mucho más deliciosa que es cualquier salsa de pimienta que hayáis probado antes.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad