Como preparar kefir de leche

Como preparar kefir de leche

leche cultivada baja en grasa lifeway

El kéfir es un alimento increíble para la salud. Contiene probióticos que son buenos para tu intestino y para tu mente. ¿Sabías que los científicos están descubriendo que nuestra salud mental está relacionada con nuestra salud intestinal? Así es. El kéfir contiene muchas cepas de bacterias buenas: ¡más que el yogur, seguro! Si quieres incluir algunos probióticos en tu dieta, el kéfir es un buen lugar para empezar.Además de la multitud de microbios buenos en el kéfir, también contiene algunas fantásticas vitaminas y minerales: calcio, magnesio, vitamina B12, folato, así como enzimas.

La mejor manera de conseguir un grano de kéfir es pedirle uno a un amigo. Los granos de kéfir crecen a medida que los usas, así que debería ser bastante fácil convencer a un compañero amante del kéfir de que te regale un poco de sus granos.También puedes pedirlos por internet si no conoces a nadie dispuesto a regalarte algunos. La compra puede ser cara, pero ten en cuenta lo que te ahorrarás a largo plazo.

Aunque está bien dejar que los granos de kéfir toquen el metal brevemente, puede dañarlos con el tiempo. Se recomienda utilizar un colador de plástico/nylon para obtener los mejores resultados. (Aunque en el pasado he utilizado mi colador de acero inoxidable para el kéfir, y aún así ha cultivado sin problemas).

probiótico interior eco kéfir…

Después de tener un delicioso éxito con la kombucha (¡una de las recetas más populares del blog!), me puse a pensar en qué otras cosas fermentadas sabrosas podríamos preparar en casa. Y en el transcurso de un día pasé de no tener ni idea de cómo funcionaba el kéfir a cruzar la ciudad para comprar mis primeros granos de kéfir a un apasionado cervecero casero.

Pasé las siguientes semanas conociendo a mi nuevo bebé kéfir. Nuestra relación fue primero la del miedo. Cuando no tenía miedo de matarlo, tenía miedo de beberlo. Pero al cabo de unos días empecé a cogerle el tranquillo a lo que necesitaba (¡y vaya si empezó a salir un kéfir delicioso!).

Así que, después de fermentar cientos de lotes de kéfir en casa, estoy emocionada de compartir con vosotros los secretos de un kéfir casero realmente delicioso y cremoso. Haz clic en los enlaces de abajo para saltar por el post, o desplázate para sumergirte en el mundo del kéfir casero.

Para los que no están familiarizados, el kéfir es una bebida láctea espesa y fermentada. Sabe un poco como el yogur griego natural, ligeramente agrio y muy cremoso. Pero incluso más que el yogur, el kéfir está repleto de todo tipo de probióticos beneficiosos para el intestino.

cultivo de saúco sunny…

«¡Me encanta esta cafetera! ¡Es una hermosa adición a nuestra cocina, y hace que la elaboración de cerveza continua sea un broche de presión! Estamos teniendo una divertida aventura elaborando Kombucha nosotros mismos, el único problema es mantener a nuestros pequeños fuera de ella hasta que esté lista (un problema con el que estoy feliz de vivir).»

«El kit era genial… los scobys eran muy gruesos y de aspecto saludable. Todo lo que necesitaba para empezar a elaborar cerveza (excepto el recipiente)… el apoyo de Kombucha Kamp es fantástico, al igual que los foros en KomMunity. Estoy muy contento con el kit».

«Si estás pensando en elaborar tu propio Kombucha, no tienes que buscar más allá de este sitio web y de la tienda. Vivo en Boston MA, tan lejos de Hannah, la Kombucha Mamma, como se puede conseguir en los EE.UU. – sin embargo, sentí su apoyo en cada paso del camino.»

«Me encanta ver mi kit de CB… me hace sentir que estoy cuidando conscientemente de mí misma, lo cual estoy más convencida ahora que nunca de que las mujeres necesitan hacer más. Mi primer lote fue realmente sencillo, sobre todo gracias a unas instrucciones realmente sencillas.»

recetas de kéfir

El kéfir es una leche fermentada, un poco como el yogur, que contiene hasta 30 especies diferentes de bacterias y levaduras probióticas (beneficiosas para la salud). Ha sido una parte esencial de la dieta en Europa del Este durante los últimos 2000 años, y poco a poco ha llegado al Reino Unido.

Es una rica fuente de péptidos bioactivos, vitaminas, minerales y enzimas, y ha sido estudiada por los científicos durante más de cien años. Lea los beneficios para la salud del kéfir y más información sobre los probióticos.

El kéfir es fácil de preparar en casa de forma segura, con unos requisitos mínimos de equipamiento, por lo que definitivamente vale la pena añadirlo a la dieta de su familia. Tiene fama de tener un sabor fuerte y ácido que no es del gusto de todos, pero es sorprendentemente fácil controlar el proceso para que resulte delicioso y suave.  A pesar de las detalladas instrucciones que siguen, hacer tu propio kéfir puede llevarte tan sólo cinco minutos por lote, de principio a fin.

No se puede hacer kéfir sin granos de kéfir. Los «granos» son, en realidad, bacterias y levaduras que parecen diminutos ramilletes de coliflor, unidos en una matriz de polisacáridos de kéfir.  Si conoce a alguien que ya hace kéfir, pregúntele si puede tomar un poco; tan sólo media cucharadita será suficiente para hacer el suyo propio. También se pueden comprar granos frescos por Internet. Si te llegan por correo, es posible que necesiten un poco de revigorización después de su viaje; ponlos en un tarro pequeño y cúbrelos con leche entera; no necesitarás más de 100 ml. Tápalo y déjalo reposar durante 12-48 horas hasta que la leche se haya cuajado (varía según la leche utilizada y la temperatura). Cuando cuaje, estará listo y podrá ampliarlo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad