Citoplasma funcion celula animal

Citoplasma funcion celula animal

Cloroplasto

Las células necesitan un núcleo para saber lo que deben hacer, es decir, el núcleo actúa como un «cerebro» para las células. Controla muchos procesos celulares y también sintetiza el ADN. Sin embargo, un dominio llamado procariotas no tiene núcleo en absoluto, pero sigue conteniendo material genético de ADN y ARN.

Las células necesitan un citoplasma para que los orgánulos puedan flotar sin desprenderse. También es donde se producen la mayoría de las reacciones químicas y donde flotan otros orgánulos como el aparato de Golgi y el retículo endoplásmico.

Estructura del citoplasma

¿Qué es el citoplasma y su función?        El citoplasma es el líquido gelatinoso que rellena todo el espacio entre el núcleo y la membrana plasmática.    Todos los orgánulos de una célula están suspendidos en este líquido.    La función principal del citoplasma es sostener las estructuras internas de la célula y mantener su forma y consistencia.    La otra función principal del citoplasma es almacenar muchas de las sustancias químicas esenciales para la vida.    El citoplasma está formado por una sustancia mayoritariamente transparente o transparente llamada citosol.    El citosol está compuesto por un 90% de agua y constituye el 70% del interior de la célula.    El citoplasma contiene filamentos de proteínas que forman el citoesqueleto, proteínas solubles, complejos de bóveda, enzimas, ácidos grasos, azúcares, aminoácidos y sales.

El aparato de golgi

Las células vegetales y animales tienen varias diferencias y similitudes. Por ejemplo, las células animales no tienen pared celular ni cloroplastos, pero las células vegetales sí. Las células animales son en su mayoría redondas e irregulares, mientras que las células vegetales tienen formas fijas y rectangulares.

Tanto las células vegetales como las animales son células eucariotas, por lo que tienen varias características en común, como la presencia de una membrana celular y de orgánulos celulares, como el núcleo, las mitocondrias y el retículo endoplásmico.

Una diferencia entre las células vegetales y las animales es que la mayoría de las células animales son redondas, mientras que la mayoría de las células vegetales son rectangulares. Las células animales no tienen pared celular. La pared celular es una forma fácil de distinguir las células vegetales cuando se observan al microscopio.

Las plantas son autótrofas; producen energía a partir de la luz solar mediante el proceso de fotosíntesis, para el que utilizan unos orgánulos celulares llamados cloroplastos. Las células animales no tienen cloroplastos. En las células animales, la energía se produce a partir del alimento (glucosa) mediante el proceso de respiración celular. La respiración celular se produce en las mitocondrias de las células animales, que son estructuralmente algo análogas a los cloroplastos, y también cumplen la función de producir energía. Sin embargo, las células vegetales también contienen mitocondrias.

El nucléolo

Ahora que has aprendido que la membrana plasmática rodea a todas las células, puedes sumergirte en el interior de una célula humana prototípica para conocer sus componentes internos y sus funciones. Las células animales contienen tres regiones principales: la membrana plasmática, el núcleo y el citoplasma.    El núcleo es el orgánulo central de la célula, que contiene el ADN de la misma (figura 3.6).    El citoplasma se compone de dos partes, el citosol y los orgánulos.    El citosol, la sustancia gelatinosa del interior de la célula, proporciona el medio fluido necesario para las reacciones bioquímicas.    Un orgánulo («pequeño órgano») es uno de los diferentes tipos de cuerpos encerrados en la membrana de la célula, cada uno de los cuales desempeña una función única. Al igual que los distintos órganos del cuerpo trabajan juntos en armonía para realizar todas las funciones de un ser humano, los distintos orgánulos celulares trabajan juntos para mantener la célula sana y realizar todas sus funciones importantes.

El núcleo es el mayor y más destacado de los orgánulos de la célula (figura 3.7). El núcleo se considera generalmente el centro de control de la célula porque almacena todas las instrucciones genéticas para la fabricación de proteínas. Curiosamente, algunas células del organismo, como las musculares, contienen más de un núcleo, lo que se conoce como multinucleado. Otras células, como los glóbulos rojos de los mamíferos, no contienen núcleo alguno. Los glóbulos rojos expulsan sus núcleos a medida que maduran, dejando espacio para el gran número de moléculas de hemoglobina que transportan el oxígeno por todo el cuerpo. Sin núcleos, la vida de los glóbulos rojos es corta, por lo que el organismo debe producir nuevos constantemente.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad