Aceleradores de particulas en el mundo

Aceleradores de particulas en el mundo

tevatrón

El Tevatrón, un acelerador de partículas de tipo sincrotrón en el Laboratorio Nacional de Aceleradores Fermi (Fermilab), en Batavia, Illinois, Estados Unidos. Cerrado en 2011, hasta 2007 fue el acelerador de partículas más potente del mundo, acelerando protones hasta una energía de más de 1 TeV (tera electronvoltios). Los haces de protones que circulan en las dos cámaras circulares de vacío en los dos anillos visibles colisionaban en su punto de intersección.

Los grandes aceleradores se utilizan para la investigación básica en física de partículas. El mayor acelerador actualmente en funcionamiento es el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), cerca de Ginebra, Suiza, operado por el CERN. Se trata de un acelerador colisionador, que puede acelerar dos haces de protones hasta una energía de 6,5 TeV y hacerlos colisionar frontalmente, creando energías de centro de masa de 13 TeV. Otros aceleradores potentes son el RHIC, en el Laboratorio Nacional de Brookhaven (Nueva York) y, anteriormente, el Tevatron, en el Fermilab (Batavia, Illinois). Los aceleradores también se utilizan como fuentes de luz de sincrotrón para el estudio de la física de la materia condensada. Los aceleradores de partículas más pequeños se utilizan en una gran variedad de aplicaciones, como la terapia de partículas con fines oncológicos, la producción de radioisótopos para diagnósticos médicos, los implantadores de iones para la fabricación de semiconductores y los espectrómetros de masas con aceleradores para la medición de isótopos raros como el radiocarbono. Actualmente hay más de 30.000 aceleradores en funcionamiento en todo el mundo[2].

sala de anuncios del cern

El Tevatrón, un acelerador de partículas tipo colisionador de sincrotrón en el Laboratorio Nacional de Aceleradores Fermi (Fermilab), Batavia, Illinois, Estados Unidos. Cerrado en 2011, hasta 2007 fue el acelerador de partículas más potente del mundo, acelerando protones hasta una energía de más de 1 TeV (tera electronvoltios). Los haces de protones que circulan en las dos cámaras circulares de vacío en los dos anillos visibles colisionaban en su punto de intersección.

Los grandes aceleradores se utilizan para la investigación básica en física de partículas. El mayor acelerador actualmente en funcionamiento es el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), cerca de Ginebra, Suiza, operado por el CERN. Se trata de un acelerador colisionador, que puede acelerar dos haces de protones hasta una energía de 6,5 TeV y hacerlos colisionar frontalmente, creando energías de centro de masa de 13 TeV. Otros aceleradores potentes son el RHIC, en el Laboratorio Nacional de Brookhaven (Nueva York) y, anteriormente, el Tevatron, en el Fermilab (Batavia, Illinois). Los aceleradores también se utilizan como fuentes de luz de sincrotrón para el estudio de la física de la materia condensada. Los aceleradores de partículas más pequeños se utilizan en una gran variedad de aplicaciones, como la terapia de partículas con fines oncológicos, la producción de radioisótopos para diagnósticos médicos, los implantadores de iones para la fabricación de semiconductores y los espectrómetros de masas con aceleradores para la medición de isótopos raros como el radiocarbono. Actualmente hay más de 30.000 aceleradores en funcionamiento en todo el mundo[2].

historia de internet

El Tevatron, un acelerador de partículas de tipo sincrotrón en el Laboratorio Nacional de Aceleradores Fermi (Fermilab), en Batavia, Illinois, Estados Unidos. Cerrado en 2011, hasta 2007 fue el acelerador de partículas más potente del mundo, acelerando protones hasta una energía de más de 1 TeV (tera electronvoltios). Los haces de protones que circulan en las dos cámaras circulares de vacío en los dos anillos visibles colisionaban en su punto de intersección.

Los grandes aceleradores se utilizan para la investigación básica en física de partículas. El mayor acelerador actualmente en funcionamiento es el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), cerca de Ginebra, Suiza, operado por el CERN. Se trata de un acelerador colisionador, que puede acelerar dos haces de protones hasta una energía de 6,5 TeV y hacerlos colisionar frontalmente, creando energías de centro de masa de 13 TeV. Otros aceleradores potentes son el RHIC, en el Laboratorio Nacional de Brookhaven (Nueva York) y, anteriormente, el Tevatron, en el Fermilab (Batavia, Illinois). Los aceleradores también se utilizan como fuentes de luz de sincrotrón para el estudio de la física de la materia condensada. Los aceleradores de partículas más pequeños se utilizan en una gran variedad de aplicaciones, como la terapia de partículas con fines oncológicos, la producción de radioisótopos para diagnósticos médicos, los implantadores de iones para la fabricación de semiconductores y los espectrómetros de masas con aceleradores para la medición de isótopos raros como el radiocarbono. Actualmente hay más de 30.000 aceleradores en funcionamiento en todo el mundo[2].

sincrotrón

Posiblemente el acelerador de partículas más conocido sea el Gran Colisionador de Hadrones del CERN en Ginebra. Es el mayor y más potente acelerador de partículas del mundo, con un diámetro de 27 kilómetros. Tiene forma de donut y se encuentra bajo tierra a unos 100 metros de profundidad. No sólo es más barato construirlo bajo tierra, sino que la corteza terrestre protege a los humanos en la superficie de cualquier radiación dañina. En el CERN, dos haces de protones o iones de plomo se aceleran en el anillo en diferentes direcciones. A continuación, los haces que circulan en sentido contrario se dejan colisionar y se produce una miríada de partículas exóticas. Me gusta pensar en el CERN como una fábrica de partículas. ¿Sabías que el interior del donut acelerador es más frío que el espacio exterior? Los principales objetivos del CERN son encontrar respuestas a los mayores interrogantes del cosmos, como la materia y la energía oscuras.

El Laboratorio Nacional de Aceleración SLAC alberga el acelerador lineal de partículas más largo del mundo. Tiene la friolera de 3.073,72 metros de largo, es decir, unos 3 kilómetros, y es el edificio moderno más largo de la Tierra. Este acelerador de partículas forma una gran parte del láser de electrones libres de rayos X del SLAC, conocido como Linac Coherent Light Source (LCLS). En esencia, los electrones se aceleran en el acelerador lineal de partículas y luego se agitan para producir rayos X que luego forman el XFEL. Con el XFEL, los científicos del SLAC pueden crear películas moleculares de reacciones químicas y revelar la estructura de las proteínas, que son vitales para la vida. Se han concedido un total de cuatro premios Nobel por trabajos realizados en el SLAC.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad